Seleccionar página

Estar enamorado es una de las sensaciones más lindas que puede sentir una persona ¿o no? (momento Aww!).

Por lo mismo, poder llegar al corazón de tus clientes, en un vínculo afectivo, es una de las sensaciones más satisfactorias que puedes sentir como emprendedor o empresario.

emocionar-con-tu-marca

Todos sabemos que no existe una fórmula para las relaciones de Amor, pero tratar de entenderlas y apasionarte por los vínculos afectivos con tus clientes, es un gran paso hacia el flechazo emocional con tu Marca y llegar a todos esos corazones a través del fuego permanente de tu marca.

En este post quiero inspirarte y dejarte ver, que las relaciones humanas se asemejan mucho a las relaciones que tenemos con las marcas.

Ganarse el corazón de los clientes, es una de las tareas que los grandes y pequeños negocios, están luchando por lograr, y es por esto que no debes quedarte fuera. GO!

tu-marca-y-clientes-una-relacion-de-amor

¿De qué hablamos cuando hablamos de Amor?

Si hablamos de Amor, sabemos que la palabra Amor y “enamorarse de alguien”, está en una dimensión distinta al de “enamorarse de una Marca”.

Es por eso que el Marketing y Diseño Emocional son estrategias aplicables para la creación de vínculos afectivos y a través de una carga emocional, crear relaciones duraderas y de confianza con tu cliente, en corto o largo plazo.

Por el contrario, tanto en el mundo de las marcas, como de las personas, no puede faltar el “para que te amen, primero debes amarte a ti mismo”, es decir: a tu Marca. Eso es muy cierto, aquí y en la quebrada del ají.

Como consecuencia, antes de comenzar una relación con tus clientes, debes resolver 3 puntos:

1. Debes conocer a la perfección tu marca y sentir pasión por ella.

No hay nada más placentero que ver a personas motivadas y felices con su trabajo y que conocen a la perfección el valor de su marca, destacándose dentro de su competencia. Si no te conoces, no puedes esperar a que los demás te conozcan y entiendan tu Marca.

Proyecta esa gran energía que te mueve día a día para entregar ese servicio o producto que ayuda a tantas personas ¡y verás como atraes a tus clientes como un imán!.

2. Debes conocer el tipo de cliente ideal que quieres enamorar.

Todas las marcas tienen un cliente ideal y debes decidir con quien quieres conectar y tener una relación para toda la vida. Comprendiendo sus intereses, sentimientos y motivaciones podrás hacerlos sentir que tu marca está hecha para ellos a través de la empatía y conectar con sus emociones más profundas.

3. Debes darle un ADN emocional a tu marca, para entregar experiencias inolvidables.

Todos queremos que, así como nuestras parejas, nuestros clientes vuelvan a nosotros, cada vez que nos necesiten. Y para esto, debes lograr encuentros que vayan más allá de la razón, por consiguiente, debes llegar a su corazón.

Encontrando la emoción que esconde tu marca, podrás conectar de forma genuina con tus clientes, entregándoles lo que ellos buscan y sobre todo, construyendo una relación duradera y relevante. Aquí debes ¡encender esa chispa con tus clientes para no ser un amor fugaz!.

¿Como construir una relación duradera entre tu Marca y tus clientes?

Algo muy cierto, es que todos nos preguntamos, cómo mantener vivo el Amor.

Sabemos que no basta con decir que queremos a nuestros clientes, sino que hay que demostrárselos día a día. Y para esto, hay ciertas características que debe tener la relación que construyas con tu cliente.

Ser una marca honesta.

Entregar amor de forma desinteresada. Para esto, debes ser lo más transparente y claro con tu mensaje de Marca, teniendo actitudes generosas por tu cliente. Ir creciendo como Marca en conjunto con ellos, harán de tu relación, un amor verdadero.

♥ Ser una marca respetuosa.

El amor no se exige, sólo se da. Para esto, debe existir respeto por lo que eres y haces como Marca al cumplir con tu compromiso hacia tus clientes. Sólo cumpliendo con lo que prometes, estarás llevando la relación a un estado de mutuo respeto.

♥ Ser una marca auténtica.

No sigas modas pasajeras, y concéntrate en lo que quieres lograr como Marca. Sabemos que existe una constante lucha por sobresalir entre tantas marcas, y para esto, debes hacer las cosas diferente, cruzar las barreras de lo establecido. Lo que te diferenciará no son tus productos, sino lo que haces sentir con ellos.

♥ Ser una marca empática.

Escuchar lo que tus clientes quieren y necesitan, es otra clave importante. Sólo a través de la investigación y escuchar el diálogo constante que tienen tus clientes con tu Marca, lograrás ponerte en sus zapatos y entender con claridad los pasos que debe seguir tu marca.

♥ Ser una marca seductora.

Seducir a través de tu mensaje y valor de Marca, además de mostrar sus virtudes y autenticidad, despertarán un sentimiento de interés y preferencia por tus productos o servicios, por sobre otros.

♥ Ser una marca apasionada.

A través de esa fuerza interior que mueve tu negocio, debes Inspirar a tus clientes de querer hacer del mundo un lugar mejor para vivir.

♥ Ser una marca misteriosa.

Si “tiras toda la carne a la parrilla”, no quedará nada que sorprenda a tus clientes. A medida que tu marca crece, debes ir implementando la innovación en tu Marca. Generar “mariposas” en el estómago través de lo impredecible, hará que llames la atención por encima del resto.

Finalmente, debes recordar que para mantener una relación estable con tus clientes, debes mantener viva la chispa de tu Marca y alimentarla día a día,  ofreciéndoles a tus clientes nuevas experiencias y atención personalizada, cada vez que puedas. Así tendrás una relación de… “y fueron felices para siempre”.

Y tú ¿crees que la forma en que nos vinculamos con las personas, se asemeja a las relaciones que tenemos con nuestras marcas favoritas?.